Comenzando

Primero ¡elígete tú!

Para que te elijan, primero debes elegirte tú. No puedes quedarte sentada esperando que alguien más te traiga el éxito. Tú debes conseguirlo y para eso debes empezar por reconocer tus dones y fortalezas. Significa tener una meta y honrar esa meta y expresar tu intención de alcanzarla. No esperes que ocurra la magia. Haz que ocurra. Primero ¡elígete tú!